La Mujer del Tonel

3 08 2008

Amaneció fría. Como la madrugada, como su último polvo, como la Brava que se tomo con el tipo raro del sombrero Charro, como la mirada de indiferencia que le dió la viejita al dejarla en la parada… Así la tenía el primer cliente, un niño (apenas legal) recién salido de la pubertad, la peluquería y la pastelería que administra la madre. Allí acostumbraba a dar sus gavetazos. Aprovechaba los descuidos de la cajera para sacar un par de billetes de a cien. 

Esa tarde la Mujer del Tonel nunca imaginó que su última cena sería un shuco. A pesar que a partir de las ocho p.m. su menú básico eran puros embutidos. A veces le tocaban de los buenos, frescos, grandes y con bastante mayonesa. De cualquier manera, el destino la llevaría a una situación que nunca le pasó por la mente. Siempre se imaginaba puras estupideces. Que si dejaría de trabajar en la calle, que si volvería a la U, que si llegaría el amor de su vida, que si con un puesto decente prospera la gente, que si el norte fuera el sur como dice Rajona.

El Patojo salió apurado. Agradeció el bocado de la reina y el vaso de Pepsi bien fría. Le dió un beso a su Madre y tomo el primer taxi rotativo que encontró en la avenida. Sentía que ya no llegaba a la cita con el amor. Sentía mariposas en el estomago y polillas en la punta del pendenciero punto de apoyo occipital.

Al verlo entrar ella supo que con este patojo mejor no jugar. Sin embargo siempre le gustó jugar con fuego y además le encantaba quemarse. Especialmente con hierba de la buena… Lo miró con antojo, lo miró de re ojo, lo miró con apuro y lo apuró a mirarla. El resto es historia: El Patojo se enamoró obsesivamente, tuvo miedo de perderla, perdió la cabeza y acabó con la perdida. La cortó en pedacitos para no dejar rastro, la fileteo en trocitos como en el rastro, la empacó dentro de una bolsa de plástico negro y la dejó con mucha ternura dentro de un tonel oxidado.

Amaneció fría, tan fría como un agujero negro, tan negro como el luto en el corazón del Patojo.


Acciones

Información

2 responses

25 08 2008
duffboy

Vos, qué grueso relato. ¡Felicitaciones! Si me das permiso, quiero incluirla en Primer Intento como post invitado. Voy a regar la bola para que la lea mi gente. Seguí escribiendo, guey!, vas en buen camino 🙂

30 08 2008
guss1965

Gracias Luis. Voy a escribir más para compartir con la mara.

GA

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: